Vida y Salud: ¿Cómo saber si tengo anemia? Descubre los primeros signos

Los problemas de salud son tan frecuentes que a veces se pasa por alto. Algunas señales son difíciles de percibir cuando tenemos la cabeza dando vueltas de un lado a otro a diario. Sin embargo, cuando estas dolencias son tan fuertes que interrumpen nuestra cotidianidad, es suficiente de pasarlas por alto y debemos poner atención a lo que el cuerpo nos pide.

La anemia es una afección más común de lo que se cree, y su diagnóstico es cada vez más frecuente. 

Es por eso que te enseñaremos los pequeños y grandes signos con los que responderemos a la pregunta de ¿Cómo saber si tengo anemia?

alimentos-ricos-en-hierro

¿Cómo saber si tengo anemia?

A veces un cansancio persistente o dificultades para respirar no son síntomas casuales que vienen con una vida ajetreada. Si no se está atento, pueden ser claras señales de que sufres de algún desorden médico.

Bajos niveles de hemoglobina, pérdidas grandes de sangre o una dieta poco favorable pueden ser otras alertas. 

En cualquier caso, lo más recomendable es acudir a un médico, sea o no sea anemia, hay algo fallando en tu sistema y debes buscar una solución tan pronto como sea posible.

No es conveniente autodiagnosticarte. Recomendamos que asistas a un hospital o clínica, hables con un médico y con este se cree un plan que te ayude a superar un cuadro anémico.

visita-un-medico

Síntomas

Los signos o síntomas más generales que pueden avisarnos de que estamos pasando por un caso de anemia son:

  • Fatiga que parece no tener razón de ser.
  • La falta de energía y debilidad para realizar nuestras tareas habituales.
  • Dificultades para respirar.cansancio-cronico
  • Respiración acelerada.
  • Mareos recurrentes.
  • Taquicardia o arritmia.
  • Piel fría.
  • Cambios en el color de la piel, usualmente palidez.
  • Presión arterial baja.
  • Soplo cardíaco, que es una especie de silbido o chillido áspero que se escucha cuando tu corazón late.
  • En caso de que sea por causa de una disminución en tus glóbulos rojos, la piel se vuelve amarilla en donde suele ser blanca (lo que se conoce como ictericia).

La anemia severa, además de las complicaciones anteriores, puede presentarse con:

  • Dolores opresivos (angina) o ardores en el pecho.
  • Infarto de miocardio (cuando se obstruye la vena coronaria y muere una porción del músculo cardíaco).

Causas

Se han determinado estas como las causas principales de la anemia:

  • Pérdidas de sangre, que puede ser causada por bajas en las plaquetas o coagulación.
  • El déficit de producción de glóbulos rojos, consecuencia usual de enfermedades crónicas.
  • Aumento en la velocidad o la cantidad en que se destruyen los glóbulos rojos, también causada por otras afecciones en donde los glóbulos rojos no se producen por problemas con la hemoglobina.

La mayor parte de los glóbulos rojos es producida en la médula ósea, véase en el centro de los huesos. Dicha producción se genera en lapsos de alrededor de 90 y 120 días, periodo luego del cual distintas partes del cuerpo eliminan las células sanguíneas más antiguas para hacer espacio para las recientes. 

Para que el organismo pueda formar glóbulos rojos son necesarios nutrientes como el hierro, la vitamina B12 o el ácido fólico. Si falta alguno o todos ellos (por una alimentación incorrecta, por ejemplo) puede provocar anemia y otros problemas de salud.

¿Qué es la anemia?

La anemia es una complicación de salud por la cual la hemoglobina disminuye en los glóbulos rojos, que son los que se encargan de llevar el oxígeno a través de la sangre.

La hemoglobina es una proteína con mucho hierro que proporciona el color rojo a la sangre, y que a su vez permite que los glóbulos rojos transporten dicho oxígeno por todo el cuerpo.

La anemia se presenta en diferentes formas, cada una con causas variadas, de manera prolongada o esporádica, leve o grave, y suele ser al mismo tiempo síntoma de enfermedades más graves.

Estos diferentes tipos y sus causas probables son:

  • Anemia por deficiencia de B12. Es producto de una disminución en los glóbulos rojos por falta de la vitamina B12.
  • Anemia por deficiencia de ácido fólico. Cuando este tipo de vitamina B falta en nuestro organismo, los glóbulos rojos disminuyen de la misma manera.analisis-sangre
  • Anemia hemolítica. Los glóbulos rojos se restauran cada 120 días, por lo que en este caso, si ese proceso se adelanta, es muy probable que la persona desarrolle complicaciones características de la anemia.
  • Anemia aplásica idiopática. En este caso la médula ósea no produce la carga necesaria de células sanguíneas.
  • Anemia megaloblástica o perniciosa. Aquí en vez de ocurrir una deficiencia, los glóbulos rojos son más grandes de lo usual y su contenido no está completamente formado.
  •  Anemia ferropénica. Caemos en ella cuando el cuerpo no recibe suficiente hierro, por lo que no se producen suficientes glóbulos rojos.
  • Anemia drepanocítica. Los glóbulos rojos dejan de tener forma de disco para pasar a ser una media luna. Es netamente hereditaria.
  • Anemia de células falciformes. Constituye un tipo de anemia hemolítica heredada, en donde la hemoglobina defectuosa causa a los glóbulos rojos la misma forma que la anterior, lo hace que mueran prematuramente y ocurra una escasez temprana de glóbulos rojos.
  • Anemia por enfermedad crónica. Como su nombre lo indica, es causada por otro tipo de enfermedades crónicas prolongadas que afectan al procesamiento del hierro o a los glóbulos rojos en el organismo.
  • Talasemia. También transmitida por herencia, ocurre cuando el cuerpo produce cantidades anormales de hemoglobina y estas son destruidas en grandes cifras.

Alimentación para combatir la anemia

La anemia se produce por falta de hemoglobina, que puede ser causada (y lo es en muchas ocasiones) por un déficit de nutrientes y minerales en las dietas de las personas. 

Los signos y consecuencias de la anemia van desde fatiga, mareos, persistentes dolores de cabeza, problemas para respirar y debilidad general, y aunque te recomendamos que asistas a un médico, existen muchos alimentos que pueden ayudarte a resistir los síntomas y combatir la anemia.

Aquí algunos alimentos que te recomendamos:

  • Comer manzanas, tomates, ciruelas, limones, plátanos, uvas, zanahorias y otros alimentos como carnes rojas (el corazón, los riñones y el hígado de la res) en cantidades grandes (sobre todo si son hortalizas) suben los niveles de hierro y vitamina B12 en tu cuerpo.
  • La miel es otra fuente de hierro, cobre y manganeso, una mezcla que ayuda a procesar la hemoglobina.
  • Los mariscos también contienen mucho hierro, sobre todo peses grasos como el salmón, atún, las ostras y mejillones.
  • Consumir frutos secos (almendras, dátiles secos, nueces, cereales integrales) y legumbres (garbanzos, lentejas, soja, alubias) ayudan a combatir enfermedades y sus síntomas.
  • Comer huevos es recomendable, ya que poseen muchas proteínas y antioxidantes para que tu cuerpo consiga suficientes vitaminas.
  • Espinaca, brócoli, apio, col, lechuga, remolacha y otras verduras igualmente tienen hierro y nutrientes que ayudan a recuperarte.
  • Alimentos ricos en vitamina C, que es otra fuente de hierro, ácido cítrico, aminoácidos y fructosa. Algunos ejemplos son los pimientos rojos, el perejil, el kiwi, las fresas y la papaya.
  • Los lácteos mejoran la absorción de ácido fólico en nuestro sistema.

Factores de riesgo

En muchas situaciones, tener anemia es sobrellevable siempre y cuando se lleve con responsabilidad y conciencia. Sin embargo, existen casos en que supone un riesgo grande para nuestra salud si se une con otras complicaciones. 

Se puede llegar a un estado crítico si ocurre lo siguiente:

  • No llevar una dieta balanceada, que posea las cantidades correctas de hierro, vitamina B12 y ácido fólico.analisis-sangre
  • Tener un trastorno intestinal, que normalmente complican la forma en que el cuerpo absorve los minerales y nutrientes en el intestino delgado.
  • La menstruación, ya que la pérdida de sangre significa una pérdida también de hierro, aunque esto depende del organismo de cada mujer.
  • No tomar suplementos multivitamínicos durante el embarazo puede ser muy peligroso, ya que tu cuerpo necesita más nutrientes que si no estuvieses en estado de gestación.
  • Tener en conjunto una enfermedad crónica, como cáncer, ya que pueden causar insuficiencia de glóbulos rojos o la destrucción de estos mismos.
  • Una úlcera o similares, que causan pérdidas abundantes de sangre, pueden gastar las reservas de hierro que tiene el organismo y pasar a formar un cuadro anémico.
  • Herencia. Hay factores genéticos que significan una predisposición de ciertos individuos a este tipo de afecciones.
  • Las personas mayores de 65 años tienen gran predisposición a padecer anemia.
  • Algunas infecciones, enfermedades de la sangre, alcoholismo, medicamentos, trastornos autoinmunitarios y la exposición a químicos peligrosos pueden causar un déficit en la constitución de glóbulos rojos y causar anemia.

Complicaciones

La anemia sin tratar puede traer diversas complicaciones para tu salud, como son:

  • Cansancio persistente e intenso, que no te permite desenvolverte en tus actividades diarias.
  • Problemas en el embarazo, en donde las mujeres con déficit de ácido fólico pueden sufrir de partos prematuros o lactantes desnutridos.
  • Enfermedades cardíacas, en las que la arritmia suele ser el factor determinante. La anemia causa que tu corazón deba bombear mayores cantidades de sangre para poder enviar así mayores cantidades de oxígeno. Esto fácilmente trae fallas en los órganos que procesen la sangre.
  • Si no se trata a tiempo y con mucha delicadeza, la anemia puede conducir a la muerte, ya sea por la pérdida de masivas cantidades de sangre, fallas en el corazón o complicaciones por falta de nutrientes.

Prevenciónmultivitaminicos

  1. Crea una dieta con suficientes vitaminas. Si bien la anemia puede ser hereditaria, muchos de los tipos pueden prevenirse con dietas bien cuidadas. Alimentos con hierro, ácido fólico, vitamina C, vitamina B12 y diversos minerales son de mucha ayuda.
  2. Tomar multivitamínicos puede suplir la falta de vitaminas y nutrientes que tu organismo necesita. Aún así, esta decisión debe ser llevada junto a un médico de confianza.
  3. Consigue tus antecedentes familiares. Hay varios tipos de anemia que son hereditarias o predominantes en cada familia, por lo que consultar con un doctor puede ayudarte a conocer tus antecedentes y los riesgos que puedes transmitir a tu descendencia.
  4.  Cuídate muy bien de enfermedades como la malaria y el dengue, que pueden reducir tus niveles de hemoglobina y por tanto causarte diferentes problemas que pueden terminar en la adquisición de desordenes como la anemia.

Hereditaria o no, grave o leve, prolongada o efímera, la anemia es un problema del que hay que cuidarnos, sobre todo en un momento en que comemos y nos cuidamos tan mal. Para ello te dejamos los síntomas y prevenciones que puedes tomar para cuidarte mejor.

Así esperamos haberte aconsejado lo suficiente para que tengas el valor de levantarte e ir a un médico, y de tener anemia, crear un plan para contrarrestarla y seguir con tu vida sin que continúe afectando tu rendimiento y tu salud.

Evalúa este Artículo


Si te ha gustado este artículo sobre Cómo saber si tengo anemia te recomendamos los siguientes artículos relacionados: